Biomasa

La filial de renovables de Ence utilizó 53.000 tn de restos de viñedos en sus dos plantas de biomasa de Castilla-La Mancha en 2021

Posted on

Biollano y Enemansa, las plantas que Magnon Green Energy -filial de renovables del Grupo Ence- tiene localizadas en la provincia de Ciudad Real, produjeron en 2021 energía renovable suficiente para cubrir las necesidades energéticas de más de 351.000 personas. Con más de 430.000 MWh de energía renovable obtenida a partir de biomasa, las mencionadas instalaciones contribuyeron a la descarbonización del sistema eléctrico español a la vez que le aportaban estabilidad, gracias a la gestionabilidad que caracteriza a la energía producida con esta tecnología.

La generación de energía con biomasa no solo es un paradigma de la economía circular, sino que, además, evita la mala gestión de los restos agroforestales, que deriva en su abandono en espacios naturales y, en numerosas ocasiones, una quema incontrolada de los mismos.

Un reciente caso de éxito en cuanto a valorización se refiere es el Proyecto Sarmiento, que proporciona una solución sostenible a los restos de poda de la región de Castilla – La Mancha. El pasado año, fueron más de 53.000 las toneladas valorizadas de estos restos vitivinícolas que se convirtieron en fuente de energía renovable. Esta iniciativa de Magnon ha creado 150 empleos directos en 40 municipios castellano manchegos a lo largo del 2021.

En esta línea, las plantas de Magnon en Ciudad Real representan un importante motor económico para la provincia, proporcionando empleo sostenible y de calidad. Según datos de la Asociación de empresas de Energías Renovables (APPA), cada megavatio instalado para biomasa sostiene 25 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos, lo que eleva el impacto social de la actividad de las plantas de Puertollano y Villarta de San Juan hasta los 1.650 empleos.

Inaugurada a comienzos de 2020, Biollano 50 MW constituye un ejemplo a la transición energética justa, ya que Ence se sirvió del antiguo emplazamiento de Elcogás para la construcción de esta planta, lo que permitió mantener el empleo industrial de calidad, contribuyendo a la dinamización de la economía de la zona y favoreciendo la descarbonización del sistema energético español.

Enemansa, por su parte, lleva casi 20 años proporcionando energía a la zona de Ciudad Real. Esta planta se sitúa a la vanguardia tecnológica a nivel medioambiental, con los sistemas más avanzados del mercado, que de nuevo redundan en su excelencia en materia sostenibilidad.

Las plantas de energía renovable del grupo Ence en toda España valorizaron el pasado año un total de 1,8 millones de toneladas de biomasa. Esta operación de suministro de restos vegetales a las plantas supuso la distribución de más de 57 millones de euros, que se repartieron íntegramente en el entorno de las plantas de Ence, en el medio rural.

Esta biomasa procede del ámbito agrícola (en un 34,8%), como son la paja de maíz y la paja de diversos cereales, o las matas de cultivos como el algodón, la frambuesa y el arándano, y la mata del tomate. Ence también recoge y valoriza podas y restos de árboles frutales, así como cepas de viñas y sarmiento, procedentes de viñedos cercanos a sus plantas. El olivar es otra de las fuentes de biomasa, del que son valorizados podas y hojas del olivo.

La Red de Calor de Cuenca llegará a un total de 10.000 viviendas y a 30.000 habitantes de la ciudad

Posted on

Rebi-Recursos de la Biomasa, la empresa líder en España en diseño, construcción y mantenimiento de redes de calor con biomasa ya ha obtenido todas las licencias oportunas para comenzar a desarrollar su nuevo proyecto en la capital.

La Red de Calor de Cuenca abastecerá de energía térmica procedente de la biomasa a las comunidades de vecinos, edificios públicos e industriales de la ciudad de Cuenca. Se trata de la segunda Red de Calor que Rebi construye en Castilla-La Mancha después de que el district heating de Guadalajara ya está funcionando y ampliando su número de usuarios a una velocidad de vértigo.

Rebi va a iniciar la construcción de la mayor infraestructura sostenible de estas características en Cuenca a partir de energías renovables y de alta eficiencia con la biomasa como base, contribuyendo a la mejora del medio ambiente de la ciudad y de la economía local.

La Red tendrá su origen en una central térmica que estará ubicada en la travesía Avenida de Cruz Roja Española 11, D, al lado del concesionario de vehículos Ford. Desde ahí distribuirá la energía producida con astilla de madera a través de agua caliente a 90 grados por los tubos preaislados que recorrerán el subsuelo de la capital. El circuito, cerrado, conectará todos los edificios que deseen incorporar energía renovable, y el agua retornará fría de nuevo a la central, donde volverá a recoger energía.

Las calderas de gas y gasóleo de las instalaciones conectadas quedarán en stand-by. La sala de calderas del edificio incorporará un elemento nuevo llamado subestación que se encargará de hacer el trasvase de la energía desde el agua del circuito de la Red al agua del circuito de la comunidad.

Los conquenses que decidan utilizar la energía verde en lugar de su combustible fósil para calentarse no deberán pagar ninguna derrama ni hacer ningún desembolso inicial puesto que la conexión está bonificada al cien por cien, con una obra mínima en su sala de calderas, solo pagan por la energía que consumen.

Características de la Red
La Red tendrá capacidad para conectar entre 7.000 y 8.000 viviendas además de edificios no residenciales públicos y privados del sector industrial y comercial. La potencia térmica de la Red ascenderá a 29 MW, con una caldera de biomasa de 21 MW y otra de 7 MW. Incorporará un huerto solar de 1MW para autoconsumo en techo y suelo. Un depósito de inercia de 10.000 metros cúbicos asegurará el abastecimiento durante los picos de demanda de energía.

La principal novedad es la hibridación de 1,2 MW de la energía producida por 4.000 metros cuadrados de campo termosolar de concentración. Esta hibridación es pionera en las Redes de Calor en España: la luz solar enfocada calienta un líquido que pasa por una serie de lentes. Controlar el caudal del líquido permite controlar el nivel de temperatura. Luego, el calor generado se transfiere al uso final dirigiendo el líquido a través de un intercambiador de calor estándar. Se utilizan lentes planas en paneles conectados en serie diseñados para entregar la cantidad necesaria de energía. Igualmente se prevé la recuperación de calor de aguas residuales de la EDAR de Cuenca con bomba de calor.

La producción estimada de la Red alcanzará los 100 GWh que circulará por 25 km de red en constante evolución. Se evitará la emisión a la atmósfera de 25.000 toneladas de CO2 al año.

Los vecinos que quieran más información pueden acudir a la oficina que la empresa ha abierto en la calle Antonio Maura, 3 en el Centro Comercial Cuatro Caminos, local 36.

Proyecto pionero en Castilla-La Mancha convertir los restos de poda en energía renovable

Posted on

Geacam y Ence han firmado un acuerdo de colaboración para intentar esta transformación en la planta de esta empresa en Puertollano

La Empresa Pública Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam) ha firmado un convenio de colaboración con la empresa Ence Energía. En la planta de producción que Ence tiene en Puertollano, Ciudad Real, ambas empresas realizarán pruebas con las que analizar y comprobar la viabilidad del aprovechamiento de los restos procedentes de los trabajos de selvicultura para su utilización como biomasa para la generación de energía renovable. Se trata de un proyecto de un año de duración -informa Ence Energía- cuyos objetivos son describir las diferentes tipologías de los tratamientos preventivos de incendios forestales y proponer modelos de aprovechamientos, especificando métodos y máquinas a probar en el campo, y analizar su aprovechamiento como combustible para esta energía renovable, respondiendo a las necesidades definidas en la política forestal de la región.

Con esta cooperación, ambas empresas pretenden elaborar un proyecto de I+D para la ejecución de pruebas, la cuantificación de los residuos de biomasa susceptibles de valorizarse en los montes de Castilla-La Mancha, así como la adquisición, diseño y fabricación de maquinaria adaptada a las necesidades concretas en este tipo de tratamientos. Por su parte, Geacam va a poner a disposición de Ence los residuos de biomasa forestal resultantes de trabajos llevados a cabo durante la ejecución de las campañas de prevención de incendios forestales del Plan Infocam.

Se estima que, a lo largo del ejercicio de 2022, la empresa pública GEACAM va a realizar tratamientos selvícolas y labores preventivas en más de 9.400 hectáreas en los montes de Castilla-La Mancha en zonas de especial riesgo de propagación de incendios forestales.

Ence valorizó más de 53.000 toneladas de restos vitivinícolas en 2021 en la localidad ciudadrealeña de Puertollano

Posted on

El proceso de valorización de esta biomasa excedentaria se ha llevado a cabo en la planta que la empresa tiene en la localidad ciudadrealeña de Puertollano. Biollano 50MW, inaugurada a principios del 2020, es un claro ejemplo de transición justa hacia un modelo energético bajo en carbono, en línea con la firme apuesta de Ence Energía por la excelencia en sostenibilidad en toda su actividad. Estas instalaciones están ubicadas en la antigua central de Elcogás, lo que permitió mantener el empleo de la localidad a través de una actividad que contribuye a la descarbonización del sistema eléctrico nacional.

En 2021, Ence Energía valorizó más de 53.000 toneladas de restos vitivinícolas a través del Proyecto Sarmiento. Gracias a esta iniciativa, la compañía proporciona una solución sostenible a la gestión de restos de poda de la región de Castilla-La Mancha, empleándolos como fuente de energía renovable.

Ence Energía puso en marcha en 2018 este proyecto, con el que ha desarrollado redes logísticas y métodos pioneros para el aprovechamiento de las podas de los cultivos de vid. En el último año, este proyecto ha mejorado sus resultados en un 23% con respecto a la campaña anterior. Un crecimiento exponencial con el que se prevé continuar, llegando a mejorar los datos de recogida hasta un 50% en 2022.

El Proyecto Sarmiento, mediante el uso de restos de la poda de la vid y arranques de viña para producir energía renovable y gestionable, genera un beneficioso impacto medioambiental en la zona, ya que reduce las emisiones difusas que se producen por la quema incontrolada de estos restos en el campo.

Con la colaboración de 45 empresas de más de 40 municipios castellano manchegos, este proyecto ha creado 150 empleos directos en 2021, todos en zonas rurales en los que la despoblación y el fenómeno conocido como “España Vaciada” llegan a suponer un problema socioeconómico. La apuesta de Ence Energía por la generación de energía renovable con biomasa tiene así un claro impacto en las regiones en las que se erigen sus instalaciones, tanto económico, como medioambiental.

Castilla-La Mancha dispone de 10 fábricas de pellets que produjeron 51.820 tn

Posted on

La Asociación Española de la Biomasa, AVEBIOM ha publicado el “Informe estadístico sobre producción y consumo de pellets en España durante 2020”. En ese año, España consumió 705.000 toneladas de pellet, sobre todo en el sector residencial unifamiliar, que se mantiene como el principal usuario de este biocombustible renovable, sostenible y económico. El 86% de las 616.000 toneladas de pellet que se fabricaron en España estaba certificado ENplus®.

En 2020, las 85 plantas de pellets operativas en España fabricaron 616.000 toneladas de este biocombustible. Casi 100.000 menos que en 2019, cuando se alcanzó la cifra récord de 714.000 toneladas. El efecto de la pandemia sobre la actividad en las fábricas y, sobre todo, un invierno suave están detrás de está menor producción. Castilla-La Mancha dispone de 1o fábricas de pellets, las mismas que tenía en el año 2017. La región es la tercera de España en planta de elaboración de pellets, con una capacidad máxima teórica de elaboración de 72.000 toneladas. La producción de estas plantas en el año 2020 fue de 51.820 tn.

Al finalizar el presente año 2021 se podría superar este récord con 716.000 toneladas, una tendencia que proseguiría durante 2022 con una previsión de aumento tanto de la capacidad máxima teórica del país -que se situaría en los 2.000.000 de toneladas al año- como de la producción real, que rozaría las 800.000 toneladas anuales.

A pesar de la menor producción, en 2020 el consumo de pellets aumentó en comparación con 2019 acercándose a las 705.000 toneladas.

“En las últimas semanas, fabricantes y distribuidores de equipos nos están comunicando aumentos significativos de las ventas, por lo que en 2022 veremos un crecimiento del consumo por encima de lo estimado en el informe, ya que los sondeos se realizaron antes del incremento de precios de los combustibles fósiles y, además, el otoño está siendo más frío de lo normal”, aclara Pablo Rodero, responsable de certificación de biocombustibles en AVEBIOM y actual presidente del Consejo Europeo del Pellet.

El sector de la calefacción residencial sigue instalando equipos en viviendas unifamiliares y se mantiene como el mayor usuario de pellets en España: en 2020 aumentó el consumo hasta las 458.000 toneladas, el 65% del total utilizado en el país.

Las instalaciones de potencia superior a 50 kW, mayoritariamente calderas en redes de calor, bloques de viviendas, edificios públicos y en industria, consumieron cerca del 35% del total.

La producción y el consumo de pellets en nuestro país han ido prácticamente a la par desde 2012. Tan solo en 2020 vemos un ligero desajuste entre la oferta y la demanda nacional, remontando con importaciones de proximidad desde Portugal y que tenderá a corregirse en los próximos dos años.

De hecho, el saldo neto entre importaciones y exportaciones en 2020 fue de 46.000 toneladas en 2020; tan solo un 6,5% del consumo total del año.

España sigue aumentando el porcentaje de pellet con calidad certificada año tras año. En 2020, 39 plantas -entre las que figuran todas las de gran capacidad- produjeron pellet certificado ENplus®, poniendo en el mercado el 86% del pellet que se fabricó en España -esto es 531.000 toneladas-, un 4% más que en 2019. El compromiso de los fabricantes y la responsabilidad de los consumidores están permitiendo que se afiance la presencia de un biocombustible renovable, sostenible y creador de empleo en el país.

La planta de energía renovable de Ence en Villarta de San Juan, Ciudad Real, certifica la sostenibilidad de su biomasa

Posted on

Las plantas de generación de energía renovable con biomasa de Ence en Villanueva del Arzobispo (Jaén) y Villarta de San Juan (Ciudad Real), han completado el proceso de auditoría del esquema de verificación Sure, que garantiza la plena sostenibilidad de la biomasa consumida en sus instalaciones, principalmente orujillo –restos derivados del tratamiento de la aceituna para la extracción del aceite–, una biomasa de cercanía muy abundante en los alrededores.

El desarrollo de las auditorías de certificación se llevó a cabo con éxito y contó con el reconocimiento del certificador, el cual felicitó a Ence por la intensa y pormenorizada labor de implantación iniciada por el equipo de Sostenibilidad de la compañía hace más de un año. Con la finalización del proceso de verificación de los requerimientos del estándar, estas dos plantas pasan a formar parte del selecto grupo de instalaciones certificadas por el esquema Sure en Europa.

El pasado mes de julio, la planta de generación con biomasa de Ence en Mérida y la biofábrica de la compañía en Pontevedra, se convirtieron en las dos instalaciones pioneras en Europa en obtener esta certificación, convirtiendo a Ence en la primera empresa del continente en iniciar el proceso de verificación de la sostenibilidad de su biomasa mediante este estándar.

CEGANOR ha sido una vez más la entidad responsable de auditar el proceso, ya que se trata de la única empresa española reconocida y autorizada por el esquema Sure para realizar este servicio. El esquema de verificación SURE es una de las herramientas desarrolladas para asegurar el cumplimiento de las exigencias de la Directiva de Energías Renovables (UE) 2018/2001 (REDII), una normativa europea que establece diversos criterios que deben cumplir todas las biomasas empleadas en el sector de la bioenergía, enfocados a garantizar su sostenibilidad, un correcto balance de masas, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y la eficiencia energética.

Ence da así un paso más en el impulso a la certificación de toda la biomasa empleada en sus instalaciones, cuya finalización espera lograr al término del segundo semestre del año, cuando se hayan completado las auditorías en su biofábrica de Navia y en el resto de plantas de generación de energía renovable independientes con las que cuenta en Andalucía y Castilla-La Mancha.

La compañía se sitúa de nuevo a la vanguardia de la sostenibilidad de la biomasa como fuente de energía, un camino que inició en 2017, cuando dio a conocer su Decálogo para la Sostenibilidad de la Biomasa como Combustible, una iniciativa precursora en la empresa española, puesta en marcha para garantizar una total sostenibilidad en la utilización de la biomasa y el cuidado del medio ambiente en su aprovechamiento como fuente de energía, apoyándose en los criterios establecidos por algunas de las más importantes organizaciones ambientales de Europa.

Ence es la primera empresa española en producción de energía renovable con biomasa agroforestal. Cuenta con una capacidad de generación total de 266 MW en sus plantas independientes de energía, a los que se añaden 112 MW de sus biofábricas de celulosa. La biomasa es una fuente de energía renovable y gestionable, que cuenta con un gran potencial de desarrollo en España. Además, posee grandes ventajas medioambientales, de reducción de emisiones y de contribución a la transición hacia un modelo energético bajo en carbono.

Un proyecto piloto que se desarrollará en Hiendelaencina en Guadalajara analizará el potencial de la jara pringosa para biomasa

Posted on

El Centro de Desarrollo de Energías Renovables, CEDER-CIEMAT, centro territorial del CIEMAT en Soria, la reunión inicial del proyecto BIOCISTUS 4.0.  Este proyecto investigará sobre el cultivo de la jara pringosa y su explotación sostenible con criterios de circularidad, realizando una extracción en cascada de aceite esencial, oleorresina y biomasa lignocelulósica.

Actualmente, la explotación comercial de la jara pringosa con fines industriales se concentra en matorrales silvestres del sur de España, donde la cosecha se realiza manualmente utilizando hoces durante los meses más cálidos, se empaqueta a mano y se transporta a remolques, también a mano o con animales. Es un trabajo penoso debido al considerable esfuerzo que requiere y las pésimas condiciones en las que se trabaja.

El proyecto será desarrollado por un equipo multidisciplinar compuesto por tres socios nacionales relevantes en sus áreas de experiencia que gestionarán tres subproyectos (SPs): El Instituto Madrileño de investigación y desarrollo rural, agrario y alimentario, IMIDRA, coordinador del proyecto y líder del SP1; el CEDER-CIEMAT, que liderará el SP2; y la Universidad Politécnica de Valencia, UPV, que liderará el SP3.

Entre los resultados e impactos esperados, en los distintos subproyectos se destacan los siguientes: En el Subproyecto 1, la creación de nuevas cadenas de valor en áreas rurales, el desarrollo de áreas piloto con el cultivo, la definición de un marco para ayudar a los actores involucrados y la difusión a los agricultores. En el Subproyecto 2 se pretende avanzar en desarrollo de nuevos métodos y sistemas de manejo de la jara que permitan el progreso agroforestal e industrial y la extensión a nuevas zonas potencialmente productivas en España, que actualmente son terrenos marginales sin apenas uso agroforestal. Por último, en el Subproyecto 3 se trabajará en la adaptación de tecnologías 4.0 para la agricultura de precisión tanto para zonas silvestres como para áreas piloto de cultivo generando algoritmos inteligentes para que ayuden a maximizar la rentabilidad y la sostenibilidad de las cadenas de valor.

El proyecto se desarrollará hasta el 31 de diciembre de 2023 y tiene como principales zonas piloto de actuación los municipios de Hiendelaencina, en la provincia de Guadalajara, y Berzosa de Lozoya, en Madrid. Se pretende contribuir al desarrollo económico de áreas muy despobladas mediante la puesta en valor de especies nativas como la jara pringosa, su selección y cultivo para la obtención de bioproductos de elevado valor añadido, que pueden ser también precursores de nuevos compuestos naturales en sectores clásicos como la perfumería y cosmética, pero también en otros como el alimentario y el de la agricultura orgánica

Diseñan un sistema de limpieza de podas de vides para aumentar su calidad y rentabilidad energética

Posted on

Clean AgroBiomass Tech contempla la reingeniería de un equipo de limpieza de madera que elimine todo tipo de impurezas no orgánicas de residuos agrícolas leñosos para convertirlos en biomasa de alta calidad y rentabilidad

El proyecto de investigación industrial ‘Clean AgroBiomass Tech’, financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio y coordinado por la agrupación empresarial OnTech Innovation, tiene como objetivo último optimizar el aprovechamiento de esas podas agrícolas, especialmente las de sarmiento de las vides españolas, para la producción de biomasa sostenible.

En la actualidad, esta madera no puede ser aprovechada para generar energía térmica puesto que está contaminada con un alto contenido de impropios inorgánicos como areniscas, arcillas, piedras o metales, que dañan la mecánica de funcionamiento de las calderas donde son combustionadas, reducen su poder calorífico y aumentan las emisiones de compuestos perjudiciales.

‘Clean AgroBiomass Tech’ está desarrollando un sistema de limpieza de estas podas, que libres de impurezas se convierten en biomasa de alta calidad y rentabilidad. El proyecto, financiado por el Ministerio de Industria, Turismo y Comercio en el marco del programa de apoyo a las Agrupaciones Empresariales Innovadoras, está basado en una tecnología desarrollada y patentada por la empresa granadina Athisa Biogeneración, que lidera la investigación junto a la empresa malagueña Bioazul y la Universidad de Córdoba.

El proyecto contempla la reingeniería del equipo de limpieza de madera patentado por Athisa, que ya ha mostrado su eficacia para la limpieza de podas de vid en Castilla-La Mancha, para convertirlo en un equipo móvil y más eficiente. Además, incorporará nuevos conocimientos y tecnologías 4.0 en materia de filtración de las aguas de lavado y enjuagado; así como tecnología NIRS (en inglés, espectroscopia en el infrarrojo cercano) para medir de forma rápida y continua las principales propiedades físico-químicas de la madera.

Clean Agrobiomass Tech se une a otro proyecto, Auroral, del programa Horizonte 2020 de la Unión Europea, como últimos desarrollos en la mejora del aprovechamiento energético de sarmientos de viñedos. Entre los objetivos de Auroral está “promover la valorización de la biomasa agrícola de la región del Penedés, y en particular el sarmiento de viñedo, para el uso energético a partir de la participación de toda la cadena de valor de bioenergía y de los diferentes agentes públicos y privados de la región”.

Castilla-La Mancha tiene ya un 75 por ciento de su energía eléctrica procedente de fuentes renovables, 24 puntos por encima de la media nacional

Posted on

El pasado año aumentó la potencia instalada procedente de energías ‘limpias’ en 600 MW

El consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, visitó durante el pasado día 13 la empresa de Biomasa Biocercam SL, ubicada en la localidad guadalajareña de Humanes y dedicada a la producción y distribución de biocombustibles sólidos para la generación de energía térmica renovable.

Allí, y a propósito de la celebración del Día Mundial de la Energía, ha dado cuenta de la situación en la que se encuentra la región respecto a la generación de energías renovables una vez concluido el año 2020. “Seguimos creciendo en potencia instalada de energías limpias en nuestra región”, ha afirmado. Así, durante 2020, Castilla-La Mancha había aumentado en 600 MW su potencia instalada renovable, alcanzando ya los 6.964 MW, “o lo que es lo mismo, el 75 por ciento del total de la potencia eléctrica instalada en la región procede de fuentes renovables, un 24 por ciento más que la media nacional”, ha destacado.
Según la tipología de energías renovables, en fotovoltaica Castilla-La Mancha es una comunidad puntera en potencia instalada con 1.947 MW. Mientras, en energía eólica, con 3.878 MW; en termosolar con 349 MW; y en la categoría “otras renovables” (biomasa, biogás y geotermia) con 140 MW, ocupa el tercer puesto del ‘ranking nacional’ en potencia instalada de energías procedentes de fuentes renovables.
 Para el año 2021, la previsión es poder aumentar en 1.100 MW la potencia instalada procedente de energías limpias, gracias a una estimación de 550 millones de euros en inversiones que podrían generar más de 2000 empleos directos durante la construcción de nuevas plantas. 

Plan Energético Horizonte 2030: 20.200 millones en inversión y más de 13.000 empleos
 El consejero de Desarrollo Sostenible ha informado que “desde el Gobierno regional seguimos trabajando en la elaboración Plan Estratégico para el Desarrollo Energético de Castilla-La Mancha Horizonte 2030, que tendrá un impacto económico superior a los 20.200 millones de euros en inversiones y generará unos 13.000 empleos al año”. “Será un elemento clave que acelerará la transición energética de nuestra región”, ha enfatizado.
 Asimismo, ha apuntado que se continúan adoptando medidas para agilizar la tramitación de la multitud de proyectos vinculados a las energías limpias que llegan a la Consejería, motivo por el que se ha decidido “reforzar, en este último mes, el gabinete técnico que se encarga de tramitar los expedientes siempre velando por la protección del medio ambiente. Así, a las 34 personas que formaban el equipo técnico se añaden 41 nuevos profesionales, por lo que se dobla el equipo llegando a 75 profesionales en la actualidad”, tras invertir en contratación de personal más de 900.000 mil euros.

Impulso del uso de la biomasa en el marco de la Estrategia de Biomasa regional
 Dentro del marco de la visita a la planta de biomasa que ha llevado a cabo el consejero anunció que el Gobierno de Castilla-La Mancha va a impulsar el uso de biomasa como energía térmica, a través de la Estrategia de Biomasa de Castilla-La Mancha que se está desarrollando.
 “La biomasa tiene una gran importancia en nuestra Comunidad”, ha afirmado, pues es una de las fuentes de energía renovable más importante, tras la eólica y la fotovoltaica. “Cerca de 165 empresas trabajan a lo largo de la cadena de valor de la biomasa forestal, con lo que esto implica a la hora de fijar población e impulsar el desarrollo de las zonas rurales en las que se asientan”, ha manifestado.
 En este sentido, José Luis Escudero ha recalcado que la región tiene un gran potencial forestal (el 45 por ciento de su superficie es forestal), “por lo que tenemos que sacar provecho haciendo un uso sostenible de este recurso renovable que contribuye a mitigar el cambio climático”. Y ha adelantado que desde la Consejería se va a repetir a lo largo de este 2021 la convocatoria de ayudas en materia de autoconsumo que va a incluir el cambio de calderas de combustibles fósiles por otro tipo de sistemas, como la biomasa, la geotermia o la aerotermia. Esta línea de ayudas movilizo el año pasado un millón de euros.
Para concluir, el consejero destacó que se va a “seguir apostando por la gestión forestal sostenible para el mantenimiento y la conservación de los bosques, y por el uso de los recursos derivados de esta gestión forestal”, como lo demuestra el hecho de las ayudas recién concedidas para tratamientos selvícolas a 811 empresas y ayuntamientos por un importe superior a los 25 millones de euros con el fin de mejorar las masas forestales de la región.

La Red de Calor con Biomasa de Guadalajara comienza a abastecer de energía a sus usuarios

Posted on

La Red de Calor con Biomasa de Guadalajara ha iniciado ya el servicio de abastecimiento de energía térmica a las instalaciones que han decidido conectarse, una vez que la central que da origen a la infraestructura ha movilizado y probado con éxito todos los equipos de última generación que incorpora la planta promovida por el operador de redes Recursos de la Biomasa (REBI).

La Red de Calor con Biomasa de Guadalajara se compone de 28 MW de potencia, dos calderas de 7 MW cada una y otra tercera caldera de 14 MW -a lo que hay que sumar una más de 7MW que funcionará solamente de apoyo- que darán calor para el servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a través de energía térmica de biomasa a los vecinos además de edificios públicos y no residenciales.

La empresa promotora del proyecto, REBI, también ha puesto en marcha ya una nueva plataforma web de gestión energética que facilita al Administrador de Fincas la tarea de control de los consumos en tiempo real, gracias a la fibra óptica que incorpora la Red. Facilita una transparencia en el funcionamiento que ninguna otra energía fósil, ya sea gas o gasóleo, puede suministrar. Esta herramienta permite controlar mejor y reducir el gasto energético.

El consumo previsto de la Red de Guadalajara es de 100.000.000 kWh anuales y 25.000 toneladas de astilla al año. Guadalajara reducirá sus emisiones de CO2 a la atmósfera en 15.000 toneladas anuales. El mantenimiento y suministro de la infraestructura ha supuesto la creación de más de 60 empleos directos e indirectos y entre 25 y 30 millones de euros de proyecto consolidado.

El agua caliente que circula a 90ºC por los tubos preaislados enterrados bajo las calles de Guadalajara desde la central térmica llega a las salas de calderas comunitarias de cada una de las instalaciones. A través de un intercambiador de placas que REBI coloca gratuitamente en la sala se produce la trasferencia de calor de la Red al circuito del edificio. Un contador de kilovatios registra el consumo y, de esta manera, las calderas de gas o gasóleo quedan apagadas pero funcionales, dejando de utilizar el combustible tradicional pero con la alternativa de poder ponerlas en marcha como un doble sistema de seguridad. Los equipos de combustión queman astilla local y la central cuenta con más de 100 kilovatios eléctricos de energía solar fotovoltaica para autoabastecimiento.